Rosa Cruchaga de Walker
ENTREVISTA DE ROSARIO GUZMÁN ERRÁZURIZ

 

 

Entrevista a Rosa Cruchaga de la periodista Rosario Guzmán Errázuriz, en 1982, para Vanidades Continental, en los días en que fue designada como  miembro de la Academia Chilena de la Lengua.

ROSA CRUCHAGA DE WALKER primera mujer en la Academia de la Lengua

La noche anterior al despacho de esta entrevista, Rosa Cruchaga se convertía en la primera mujer que ingresa a la Academia Chilena de la Lengua. No podía ocultar su felicidad, en el momento en que VANIDADES, la llamó para felicitarla y por supuesto, para solicitarle una entrevista

- ¿La tomó muy de sorpresa?, le preguntamos.

- Francamente no. Hace pocos años supe que se había propuesto mi nombre a la Academia y se había rechazado porque existía un problema: aún no me recibía de profesora de castellano. Cursaba un 5º semestre gratuito sobre El Quijote con Martín Panero, siendo que solamente 2 semestres eran obligatorios para titularse...

- ¿Qué significado tiene para usted este reconocimiento que hoy se hace realidad?.

- Me fascina la idea de investigar en la palabra, y supongo que en eso consiste la Academia de la Lengua. Siempre los ramos de investigación - tanto de literatura, como gramática histórica, etimología y latín - fueron los ramos que estudié con más deseo y fervor, y en los que tuve mejores calificaciones. Por otra parte, el pertenecer a la Academia de la Lengua implicará una enorme responsabilidad para mí:  en ella me corresponderá trabajar para que se facilite y se aclare la intercomunicación entre los seres humanos y Dios.

Está muy erguida - mientras habla -  en el sofá junto a la chimenea donde nos instalamos a conversar. Erguida mientras habla y también mientras escucha, como si quisiera hacerle un espacio dentro de sí a todas aquellas imágenes y palabras con que se va encontrando en la vida y que luego funde y recrea desde su alma de poeta, transformándolas en versos.

Ya la habíamos descrito en otra oportunidad, a esa Rosa que parece imposible de encasillar, enmarcar en algo que no sea su propia referencia, porque no da la impresión de parecerse a nadie más  que a Rosa Cruchaga: chispeante, ingenua a la vez que aguda en sus reacciones, con esos ojos que se le abren tanto como si quisieran tocar el cielo, esa risa amplia y generosa, ese lenguaje castizo tremendamente cercano y cuajado de realismo. Al mismo tiempo, la Rosa de los sonetos sublimes, de la sensibilidad alerta, de la musicalidad armoniosa, aquella que transmite la terrible angustia y ansiedad de la hora crucial en que vivimos.

Tiene 51 años. "Mi nacimiento en este  valle de lágrimas - recuerda - fue acogido con humor y amor  por parte de mis parientes". Cuenta que desde chica la apasionaban los versos, los que leía, saboreaba y fabricaba - clandestinamente - teniendo como único cómplice a ese padre que ella adoraba y que perdió cuando tenía sólo 15 años.

"El se cercioraba de que estábamos solos. Luego cerraba la puerta y echaba a correr el grifo del agua, pues él solía afeitarse mientras declamaba. El papá acostumbraba  a repetirnos: "Debemos dar hasta que duela" o "Solo tenemos aquello que hemos dado". y él cumplía al dedillo estos lemas suyos..."

Respecto de sus parientes Cruchaga - muertos o vivos - ella reconoce sus fuertes afinidades psicológicas. "Con todos ellos hubo en común una candidez mezclada con picardía, un desprecio por las cosas materiales, una falta de sentido práctico, una imaginación desmesurada y una fe cierta en lo invisible"

EL PODER DE LA PALABRA

Realiza sus estudios escolares en el colegio Sagrado Corazón. Luego viaja a Nueva York e ingresa a un High School en New Rochelle, aunque "mi inglés hasta hoy día sólo me permite un buen diálogo con quienes lo hablan pésimo..."Es en Nueva York donde reconoce que "visitando el  Spanish Institute, con los cuadros regionales de de Sorolla, se acentuó mi hispanismo heredado". Siempre ansió vivir en España, hecho que se concretaría más tarde entre los años 1970 y 1976.
Ya  casada con Patricio Walker - quien generosamente la ha acompañado en su transitar literario - y madre de 5 hijos ("Dios me complació al darme sacerdotes, médicos e ingenieros"), estudia pedagogía en Castellano en la Universidad Católica de Chile.

Hoy, la poetisa y pedagoga es también profesora de religión del Liceo Manuel de Salas (con 30 horas semanales). "Mis primeros intentos catequísticos fueron rudimentarios. Aún sin titularme enseñaba catecismo en escuelas públicas. Les recalcaba a mis alumnos que bien valía la pena asegurarse, con una vida austera, una gozosa eternidad... Desgraciadamente del Liceo Egaña, donde enseñaba, fui expulsada estruendosamente por el hecho de haber accedido a los deseos del bautismo de una niña sabatista. Al ser descubierta por sus padres, éstos me acusaron de secuestro. Pudo suspenderse finalmente el juicio gracias a la infalible intervención del Cardenal Caro. Recuerdo con simpatía que tanto Monseñor como mi madre y Patricio Walker con quien ya estaba yo de novia, lejos de molestarse con el desgraciado evento, se ufanaban con mi polémico y penal sentido apostólico..."

- ¿Ve usted alguna relación entre su afán por lo religioso y la Academia de la Lengua?

- Por supuesto. Hay un terrible error en algunos que se llaman buenos católicos hoy día y es que cumplen con sólo una mitad del alimento espiritual. Comulgan asidua y fervorosamente, pero no leen el Evangelio sino de tarde en tarde. Olvidan que "la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros". No es suficiente comer su carne si no se atiende a su palabra. Creo que el ingresar a la Academia de la Lengua y todo lo que suponga decantación de la palabra, favorece al ser humano integral: espíritu y materia trascendente, que por medio de la palabra se comunica con Dios y con los hombres.

MACHISMO Y FEMINISMO

- Y el hecho de ser la primera mujer...

- ...¿nombrada en la Academia? Mire, quiero decir con toda honestidad para mí el machismo sólo ha existido como variable en el viento, ya que no lo he experimentado jamás. Mi marido me ha ayudado en todo. Las personas a quienes debo el oficio que tengo han sido maestros varones, importantes poetas de Chile que han restado tiempo a su obra para entregárselo a una mujer. Por otra parte, en el Liceo Manuel de Salas tengo absoluta democracia con los maestros varones. Sólo comprendo el feminismo en mujeres que no han tenido esta experiencia tan favorable.

Y se entusiasma con la idea: "¿Sabía usted que el feminismo comenzó en  Corea a fines del siglo XIX?. De ahí prendió en Inglaterra y Europa. En España parece que no hubiese surgido, a no ser que consideráramos feminista a la Pasionaria, por haberse "cargado" a tantos hombres. La visión que yo tengo del feminismo es nefasta: es a través de Simone de Beauvoir quién, pretendiendo defender a las mujeres en sus derechos, cae en tan abyectas defensas que hasta la más  desdichada preferiría quedarse sin remedio pero con dignidad humana".

Y concluye

"El feminismo que nunca estaría demás es aquel que no se expresa con arengas ni pancartas sino con testimonios de vida como sería el caso de aquellas mujeres que sobre espaldas frágiles han cargado con inmensa y victoriosas responsabilidades. Entre las más notables de estas no pretendidas feministas cabría citar a Florence Nightingale, Juana de Arco, Golda Meir, Teresa de Ávila, Margareth Thatcher, Eva Perón, Teresa  de Calcuta y poetisa Gabriela Mistral.

EL APRECIO DE NERUDA

Es en Concepción, en 1959,donde Rosa se aboca decididamente a la poesía. Participa en los talleres literarios de Roque Esteban Scarpa y Miguel Arteche, dos puntales de su  trayectoria poética - como asimismo Hernán Galilea -, de los cuales ella se expresa con extremado afecto.

Mística soñadora y emocionalmente voluble, su obra nos sitúa frente a una poesía que algunos han calificado de "severa". Sabe de la muerte y de los límites del tiempo y del espacio. Le inquieta la trascendencia, conoce la ternura y maneja la ironía entremezclada con la tristeza.

Los elogios de la crítica no han conseguido alejarla de la modestia. Su creación ha sido premiada y aplaudida, no obstante los halagos no han logrado envanecerla. He aquí el nombre de sus obras: Descendimiento, Después de tanto mar, La piragua, Ramas sin fondo, Poesias, Raudal (que fuera prologada por Pablo Neruda), Elegía Jubilosa, Bajo la piel del aire.

Hace recuerdos de cuando, en 1970, llegara a isla Negra - el mismo día que se suicidara José María Argüedas, por quien el vate chileno sentía un gran aprecio - y éste le extendió los brazos junto a un, "Rosa, llevo 10 años esperándote...".Se refería al año 1959 cuando ella recibiera el  Premio Alerce por su libro Descendimiento, ocasión en la que él la había mandado a llamar a través de su secretario, "pero las condiciones domésticas mías no eran proclives para concurrir"

Cuando a la poetisa se le pregunta por qué siempre escribe en sonetos, responde: "El soneto es lo más difícil del mundo de aprender... pero una vez que se consigue no hay cómo sacárselo de encima..."

Reproducimos acá el único poema suyo que no requirió correcciones, escrito a la muerte de Mercedes Alvarez, la nana de sus hijos, y que dice así:

AVENIDA LA PAZ
(A Mercedes Alvarez)

Por fin,  tosca Mercedes, te refinas.
Te han puesto en un cajón con
indulgencias.
Y te llevan, cubierta por hortensias
que plantaste, a la tierra en que terminas.
Por fin sin reumatismo. Y no caminas
arrastrando en pantuflas tus paciencias.
Vas en hombros, hoy te hacen
reverencias:
los amos de jardines y cocinas.
Hoy tus flores barriendo las basuras.
Hoy es viernes de feria y no te apuras:
Pues nadie hoy te dirá: "te has atrasado".
Por la calle del río y del Mercado
al descanso - Mercedes que has
comprado -
En tu cesta te vas. Entre verduras...

LAS VIDAS DE CRISTO

- ¿Cuál ha sido, a su juicio, el aporte de la mujer en la poesía chilena?

- Curiosamente, mis poetisas chilenas predilectas conforman notables parejas líricas con sus consortes. Me refiero a Maruia Silva Ossa y Carlos René Correa. Cecilia Casanova y Enrique Moletto, Eliana Navarro y José Miguel Vicuña, Pepita Turina y Oreste Plath. Todos ellos forman hogares en que la cultura es el oxígeno normal del ambiente. No quisiera omitir los nombres de Ester Matte Alessandri, Sara Vial y Marta de Munita, siendo esta última con quien tengo mayor afinidad de criterios estéticos, ideológicos y afectivos.

- ¿Qué está usted leyendo ahora?

- He estado leyendo vidas de Cristo, debido a mi cargo de profesora en el Liceo. Hasta ahora los que más me han llenado en cuanto a profundidad son: aunque densas, las de Karl  Adam y El Señor de Romano Guardini. La de Francois Mauriac la hallé inmerecidamente famosa; me pareció un resumen para mentes infantiles. La Historia de Cristo de Papini - que aún no acabo - me tiene absorbida en todo sentido: es rica en psicología, sociología, expresiones poéticas y en ciencia en general. Es amena y enfervorizadora.

Pero no olvidaremos la supremacía de los Evangelios - concluye - ni que el gran comefrailes Anatole France, refiriéndose al Evangelio de San Lucas - que es el que mejor expresa las parábolas - dijo: "Es la más excelsa de las poesías".

Antes de despedirnos, le preguntamos qué siente acerca del momento socio político por el que atraviesa nuestro país en estos instantes, a lo cual responde:

"Egoistamente hablando, yo nunca había estado más realizada como mujer: tengo a mi marido y a mis hijos en excelentes condiciones de alma y cuerpo. Yo trabajo en lo que me fascina: enseñar religión. Pero no puedo sustraerme, por cristianismo elemental, a la angustia general y creciente de nuestro pueblo. Creo que se ha esperado demasiado antes de solucionar tantas urgencias de tantos, no obstante confío en la pureza y el idealismo heroico de la juventud de Chile".

Dejemos - por último - que sea Juan Guzmáan Cruchaga quien  proyecte mejor y más hondamente la verdad de esta sobrina a la que - según ella misma - alentó por una vida con invariable cariño:

Rosa, abierta en el milagro
del entreoir y entrever.
Del verso, que en la mirada,
dice el pensamiento fiel.
Del "Mírame y no me toques"
Del quiéreme y suéñame.
Del Nunca con su ventana
por donde el Siempre se ve.
Del Quien Sabe a media sombra
y a media luz el Tal  Vez,
bailando en un hilo de oro,
entre el ser y entre el no ser.
Que Dios te bendiga, Rosa.
Que el aire te quiera bien.
Que la lluvia te acompañe
lo mismo que en la niñez.
Que los jardines del mundo
te sepan reconocer.
Que Dios te bendiga, Rosa
de Siempre, que pocos ven...

 

           
Home > Entrevistas y Crítica > Entrevista de Rosario Guzmán